Cuantas veces luchamos en la vida para poder cambiar situaciones que no son de nuestro agrado. Yo en particular lo he hecho infinidad de veces y lo sigo haciendo, es muy complicado en momentos dolorosos  fluir con los acontecimientos y abandonar las emociones perturbadoras, ya que hay experiencias en la vida que no nos gustan y las queremos cambiar. En   realidad eso está genial ya que al ser creadores podemos cambiar si cambiamos la percepción de lo vivido, para que nuestra experiencia sea enriquecedora en vez de perturbadora, tampoco significa que siendo enriquecedora no vaya a causarnos dolor, pero al extraer todo el significado importante de la historia hace que nuestra carga sea más liviana y llevadera.

Para mí eso es fluir con la vida, incluso cuando estamos viviendo momentos dolorosos sentir que detrás de ese dolor hay un gran aprendizaje que nos ha mandado el universo para que subamos un peldaño más, ( me fascina tener esta filosofía de vida, te hace mirar la vida de otra manera).

Cuando te enfrentes a alguna situación complicada en tu vida, en vez de preguntarte, ¿ el por qué ?, pregúntate, ¿ él para que?, estás viviendo esta situación, que debes de aprender o aceptar, ya que el porque nos hace que nos sintamos víctimas, un papel muy común que llevamos muy aprendido para no responsabilizarnos y echar la culpa al de al lado, pero si nos preguntamos, ¿ para que?, nuestra mente se expande y no busca culpables busca soluciones, te ánimo a que cambies solo este pequeño detalle y verás que poco a poco todo se va transformando a tu alrededor y la situaciones que veías que eran dolorosas seguirán apareciendo pero tu sentimiento hacia el suceso será transformador.

Suelta y Confía.

Ana Marín: Coach Emocional.