Muchas veces nos vamos a encontrar en la vida con situaciones muy difíciles y complicadas de digerir. Situaciones dolorosas, que hace que nuestra vida se tambalee hasta derrumbarse en un segundo, sin tan siquiera darnos cuenta que parte de la historia nos hemos perdido.

Sé que es difícil por experiencia propia estos momentos, muy difíciles… pero lo que siempre digo, que el sol siempre sale después de la tormenta,( eso lo sabemos todos).

Aunque te sientas perdido y sin rumbo, recuerda que tú equilibrio siempre está dentro de ti, lo que ocurre es que en los momentos  de dolor y confusión caemos con facilidad en buscar cosas externas, que lo que van hacer es que al momento sintamos satisfacción pero será algo momentáneo y falso, después estarás igual o peor que al principio.

Cuando nos suceden cosas inesperadas en nuestra vida que nos sacuden, causándonos dolor y desesperación haz lo siguiente: siente cada una de tus emociones negativas que vayan apareciendo sin retener ninguna, deja que fluyan y se expresen, rodéate de gente que te quiera y te apoye en estos momentos de transición, medita sobre tu vida y dirige tu atención hacia lo que quieres, pensando que detrás de todo esto va a venir un aprendizaje enorme que va hacer que enfoques la vida desde una posición más elevada que antes de esta experiencia, observa todo lo bueno que hay en la vida, la vida es increíble y estás aquí para evolucionar y ser la mejor versión de ti mismo, nunca lo olvides.

Ana Marín: Coach Emocional.