Se puede comparar la mente como el mar, en la parte más profunda está en calma, y en la parte de la superficie están las olas con su va y ven.

Esa parte profunda de la mente podemos identificarla como nuestra esencia, ser, amor universal, conexión con lo divino, etc..En cambio la superficie de la mente la podemos definir como el ego.

¿ Qué es el ego?.

Es esa parte de nosotros que se identifica con el cuerpo físico, la mente( pensamientos) y emociones. Ahí es cuando sale ese personaje ficticio también llamado máscara que es nuestro ego.

El ego siente que está separado del mundo y las personas, vive condicionado por patrones de la sociedad, familia y culturales.

Cuando vivimos desde el ego, nos identificamos con nuestros pensamientos, emociones y pensamos que lo que percibimos es la realidad. Al identificarnos con la mente, la realidad pasa a ser una ilusión, en cambio si te identificas con el ser, vivimos en un estado de presencia y no hay identificación con el sufrimiento, eres uno con el todo.

Al vivir desde el ego es imposible ser feliz, por que vivimos desde un estado que no es verídico y entramos en una felicidad efímera, el ego nos da entender que tenemos que cambiar la realidad para acercarse a lo que es su propia realidad del mundo,  sin poder ser auténticos y separarnos de los otros seres. Al a ver separación, jamás hay bienestar.

Para encontrar la felicidad nos tenemos que centrar en lo que somos realmente,( en el ser), de esta manera encontramos todo perfecto y fluimos con la vida sabiendo que todo está bien como está, y que nos tenemos que adaptar a los cambios que la vida nos da, sabiendo que es un aprendizaje y evolución.

.