Cuantas veces hemos discutido con un ser querido, le hemos causado dolor y sufrimiento…

¿ A quién solemos hacer más daño?. A las personas que más amamos, a  padres, hermanos, pareja, amigos e hijos…

A veces estás cosas son inevitables cuando estamos enfadados y dolidos, decimos impulsivamente todo lo que sé nos pasa por la cabeza, cosas qué no té paras a pensar y hacen daño.

Todos alguna vez lo hemos hecho y después cuando lo observas desde la distancia te das cuenta qué tal vez lo podías a ver dicho de otra manera para no causar tanto daño.

¿Recuerdas alguna persona en tú vida que te haya causado dolor? … ¿Qué le tengas rencor? …¿Qué no quieras saber nada más de ella o de él? … posiblemente sí. Seres queridos con quién hemos compartido momentos de nuestra vida muy felices que ya no se volverán a repetir jamás.

Pero a veces cuando él dolor es muy fuerte tendremos que esperar un tiempo para perdonar y qué nos perdonen.

Qué cambiaría en nosotros si tuviéramos la oportunidad de decir lo siento, perdóname, siento haberte causado dolor … y si esas mismas palabras fueran dirigidas hacía nosotros.¿ Cómo nos harían sentir?.

¿Cuándo fue la ultima vez que pediste perdón? Si de momento no te atreves o no puedes, dirige ese perdón hacía esa persona aunque sea mentalmente ( y dile lo siento, perdóname, te quiero..).