La esencia es él ser que llevamos dentro, es la bondad y el amor incondicional que tenemos hacia nosotros y hacía lo que nos rodea. Es nuestro núcleo y nuestra verdad.

Cuando estamos conectados a nuestra esencia, somos seres divinos, seres con luz … Pero para estar conectados a la esencia, primero debemos de hacer un trabajo interno, tenemos que empezar a investigar sobre nosotros mismos, nuestros pensamientos, conductas, creencias…

No es un trabajo sencillo adentrarnos en nosotros, porque pensamos que al hacer una introspección  vamos a sufrir, pero cuando empezamos él recorrido nos damos cuenta qué es lo mejor que podemos hacer para conocernos a fondo y dejar él sufrimiento aún lado.

Cuando nos dejamos fluir, nuestra esencia será percibida por nosotros y en ésos momentos estaremos conectados a nuestro más preciado tesoro, a nuestro ser superior,ese ser que llevamos dentro. Pero qué a lo largo de nuestra vida, lo hemos ido enjaulando con nuestros miedos, frustraciones, irá…

No obstante cuando empecemos a investigar sobre nosotros veremos que nuestra esencia siempre ha estado ahí y alguna vez la hemos sentido de una forma sutil. Pero si nos comprometemos a seguir en el camino del aprendizaje y la evolución, nos sentiremos poco a poco con una mayor tranquilidad y paz.

Somos seres únicos, sólo tenemos qué darnos cuenta qué todo lo qué buscamos lo tenemos en nuestro interior, toda la libertad, él amor, y la felicidad , ya está engendrada en nosotros. Sólo necesitamos conectar con nuestra esencia.